iPhoneWater.pngAhora, los usuarios norteamericanos (porque esta nueva polí­tica de momento sólo está disponible en Estados Unidos), tienen una solución si se descuidan y mojan su iPhone, ya que se trata de un problema que no cubre la garantí­a.

Pagando 199$, sin importar por lo visto la capacidad o la versión del teléfono accidentado, se les “reemplazará” su iPhone. Digo “reemplazar” porque en realidad de lo que se trata, más bien, es de la compra de un iPhone refurbished, que es lo que te dan a cambio de los 199$, nada de otro teléfono totalmente nuevo.

Bueno, está claro que menos da una piedra, pero tampoco es una medida ideal… Como se dice por la red, suena más a una necesidad por parte de Apple de deshacerse de stock con vistas al supuesto nuevo modelo que se espera del teléfono de aquí­ a muy poco tiempo.

Veremos si extienden esto al resto de paí­ses, y qué van opinando los consumidores…

Ví­a: Appleinsider