Si crees que los sonidos que tu Mac trae por defecto son aburridos y quieres incluir alguno de tu propia cosecha, te traigo un truco para que puedas añadir cualquier sonido que tú desees de una manera sencilla y muy fácil.

Los requisitos son sencillos:

  • Disponer de un sonido que no sea muy largo. Yo he conseguido poner un sonido de hasta 30 segundos, pero no es lo más apropiado.
  • Debe tener el formato .AIFF (es tan sencillo como renombrarlo)

Cuando tengamos nuestro archivo de sonido renombrado a .AIFF deberemos ir a la ubicación: Macintosh HD – Sistema – Librerí­a – Sounds y arrastrar nuestro sonido dentro.

Como estamos en una carpeta donde se almacena la información del sistema operativo, tendremos que autentificar la acción e introducir nuestra contraseña si tenemos alguna establecida, y listo. Ahora, si vas a Preferencias del Sistema – Sonido, verás que tu sonido ha aparecido en la lista y podrás seleccionarlo para que suene como sonido de alerta en tu Mac.