Poco a poco nos vamos empapando en las nuevas tecnologí­as, olvidándonos de algunas ya “˜antiguas”™ costumbres, y Apple acaba siendo una muy buena opción para no quedarse desfasado.

Habéis pensado en los mapas, que se iban quedando obsoletos año tras año sin grandes detalles, que podí­an llegar a ser casi infinitos si tení­amos que viajar entre diferentes paí­ses. Hola, por ejemplo, a AroundMe o Sygic (o al famoso ya, TomTom) dela App Store; adiós mapas.

Los libros, que iban acaparando el cada vez menor espacio de las estanterí­as de nuestros salones y habitaciones, se van sustituyendo por los “˜cada vez más”™ libros electrónicos. Hola iBooks, adiós imprentas.

Los buzones quedan casi exclusivos para las propagandas no personalizadas, y las “˜cada vez menos”™ facturas que todaví­a no acaban de actualizar. Hola iMessage, adiós cartas (Eso sí­, ¿dónde irá a parar la caligrafí­a?).

¿Dejaremos de utilizar la escusa de ir a comprar el periódico, las mañanas de los domingos, que utilizamos utilizan algunos para estirar un poco las piernas, contra el uso de News Stand (el nuevo kiosco virtual de Apple que saldrá con iOS 5); o ya más localmente, Kiosko y Más?

¡Anda! Si ya, esta última semana, compartí­amos en Maczana la noticia del lanzamiento de la versión digital de los cómics de Ibáñez. Si es que, ya vamos encaminados”¦

De verdad que, hay veces que me asombra cómo las personas tendemos a “˜salvar el planeta”™, aunque sea casi por casualidad (como parece ser el caso).